top of page

¿Querrías una pareja como tu cónyuge para tu hijo (a)?

Actualizado: 12 ene



Algunos piensan que nos casamos con una persona que se asemeja extremadamente a nuestros primogenitores. En otras palabras, que el hombre se casa con una mujer que es una “replica” de su madre, y que la mujer se casa con un hombre que es “replica” de su padre. ¿Será esto verdad? Les cuento que hasta el 2015, pensé que eran fábulas, pero cuando me casé con mi amado en el 2015, me di cuenta de que este “fenómeno” era una realidad de ultratumba.


Mi esposo tiene tantas similitudes con mi padre, que en ocasiones digo “pero Dios mío” ¡esto no puede ser verdad! ¡Que dos sujetos para parecerse tanto! Si bien es cierto, inconscientemente, ¡los hombres y las mujeres buscamos y nos afinamos emocionalmente a la réplica de nuestros padres… y luego buscamos “casarnos” con ellos! ¿Ironía o locura? ¡Quizás es algo psicológico! Pero, mientras escribo esto pienso en lo siguiente, ¿Por qué será que hacemos esta decisión inconsciente? y me viene el siguiente pensamiento a la mente. No sé si estarás en acuerdo conmigo, pero igual te lo compartiré. Esa afinidad que en ocasiones más que una bendición, para otros es un castigo del más allá, no es más que el ADN varonil y femenil pensado, desarrollado y establecido por nuestro Creador para la humanidad. Sí, el hombre tiene una manera peculiar y espectacular de ser, de igual manera, la mujer también la posee. El detalle está en como aprendemos a trabajar el uno con el otro en un vínculo donde mostremos que nos amamos y que somos UNO. Sin darnos cuenta, las cualidades que admiramos en nuestros padres las buscamos en las personas de quienes nos enamoramos y con quienes nos casamos. Quizás no todo el tiempo, pero bastante a menudo.


Ahora bien, cuando miras el interior y el exterior de tu pareja, ¿lo admiras, lo amas, lo respetas? Las cualidades que tiene tu esposo o tu esposa, ¿las añorarías para la futura pareja de tus hijos? Es interesante, porque si la respuesta es no, hay dos puntos a considerar: primero, ¿Qué haces en una relación así?, y segundo, ¿Qué haces con una persona que está siendo mal ejemplo en la vida de lo más preciado que tienes, tus hijos?


Entonces, sabiendo y experimentando la relación matrimonial que llevas hoy, ¿estarías dispuesto a aceptar en la vida de tus hijos a tu réplica o a la de tu pareja en sus vidas?


¡Solo para pensar y reflexionar!




22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page